14/2/10

El Pelocho

-->
En la jardinera de mi habitación acaba de crecer una inquietante planta prehistórica, hasta ahora desconocida por la ciencia: se trata de un proto-ficus deprimente, con las hojas mustias plegadas alrededor del tronco como un paraguas viejo. La bella estampa culmina con un matojo de pelochos blanquecinos que se mecen alegremente al compás del viento. Si lo viera Lovecraft seguro que le dedicaría una serie entera de sus Ciclos. No sé lo que me han vendido, pero esto no es un hibiscus, lo mires por donde lo mires.

En defensa del personal de “Fronda”, he de decir que después del holocausto vegetal del 2007 (un verano que nos fuimos todos y se quedaron mis pobres plantitas mas secas que la mojama), mi jardinera no ha vuelto a ser la misma, y eso que eran ejemplares robustos que habían sobrevivido a:
 -Los amorosos cuidados de mi Tía Pili ( arrancando la hiedra con sus manos desnudas porque decía que me quitaban luz.)
 -Las eficaces atenciones de mi hermana Paula (cantándolas y susurrándolas cosas bonitas mientras la regadera se llenaba de telarañas. Mi hermana insiste que había mal karma)
- El delicado esmero de mi padre (lanzándoles barreños de agua, *sploch* a una distancia aproximada de metro y medio.)

Ahora mi jardinera se ha vengado generando esta especie de aborto vegetal. Dicen los expertos que, con un poco de suerte, se puede tratar sólo de una etapa más de su crecimiento. Al igual que el gusano se convierte en una bella mariposa, cabe la posibilidad de que este feto se transforme en un arbusto cuajado de flores de colores…o de flores, a secas. O de algo.  Pero lo dudo. Por la plácida manera que tiene de agitar sus pelochos, creo que es una planta absolutamente satisfecha de si misma.

Concusión: que tenía que haber plantado aguacates. Como decía mi amigo Rubén: “Es cuestión de escupir el güito y enterrarlo. Con un buen aguacate, sabes a lo que atenerte”

PD: Han pasado tres meses desde que escribí este texto, y en ese margen de tiempo se me han muerto definitivamente todas las plantas. Todas menos una, claro. Adivinal cual ha sobrevivido.
 Recreación artística del Pelocho
En realidad es mucho más fea, pero es difícil expresarlo con el Paint.

8 comentarios:

  1. XDDDDD

    ¿Has pensado en plantar unos cactus? Lo mismo son capaces de plantarle cara al esqueje de Innsmouth y sobrevivir al intento. Y si no funciona, quizás tengas que pedirle consejo a una gitana :P

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja. Espero por tu bien que no sea un trífido (¿has observado si tiene algún aguijón, se mueve por las noches, tuerce su tronco cuando ve pasar un cometa?) o una de esas bainas de los ladrones de cuerpos (¿cada día se parece más a ti...?). Bueno, si necesitas ayuda con ella, ya sabes, un par de botes de sprays y -según Al Gore- debería ser suficiente...

    Pero yo me inclino más por la negociación. Tener una planta con superpoderes puede reportarte muchas ventajas, imagínatelo: llegas a casa y tu planta te tiene los platos fregados con ese aroma a bosque que el Mistol no acaba de dejar del todo... Sería capaz de comunicarse con el parquet para que se limpie solo... Fijo que te piratea el Discovery Channel gratis...

    Pero claro, tarde o temprano le llegaría el irrefrenable capricho de dominar el mundo. Nadie es perfecto. ;)

    ResponderEliminar
  3. PD: Al final he arrancado todo el tinglado, trífido incluido. A ver si en unas semanas vuelve a renacer.
    Escrutaremos la tierra...

    ResponderEliminar
  4. ¡Me encantas sister! Me leo y releo tus entradas...algunas historias me las se de memoria, y aún así me siguen sorprendiendo. Tienes retranca...llevo riéndome cinco minutos con esta absurda historia.
    A cuenta de plantas y cuidados...recuerdas aquel helecho, que con tanta dulzura me regaló aquel hombre al que tanto amé...aquel helecho que para mi iba a ser símbolo de nuestro amor y al que yo decidí cuidar con todo mi esmero, aquel helecho que verían mis hijos y los hijos de mis hijos...aquel helecho que sobrevivió a mis amorosos cuidados unas escasas 24 horas...recuerdas?? Apareció calcinado a la mañana siguiente, envuelto en una costra blanquecina...el porqué de tal desastre...un absurdo error de comprensión.
    En vez de los cuidados tradicionales, decidí hacer algo diferente, ya que ese helecho habría de sobrevivirme y convertirse en un robusto arbusto. Internet, plantas y consejos:
    -Ponga usted una aspirina ya que el ácido acetilsalicilico hidroliza y mantiene el PH del agua en un estadobla, bla, blabla....No recuerdo más. En realidad recuerdo no seguir leyendo. Me aburrí y pasé a la acción.
    Rocié al pobre helecho con una aspirina efervescente (sabor limón!) disuelta en agua...
    Mal Karma, hermana, mal karma...JAJAJAJAAJAJAJA
    Lo mío no son las plantas!
    Paula

    ResponderEliminar
  5. jajajjajajajaja, me acuerdo de tu bello helecho, aquel que iba a ser la fértil semillla bajo cuya sombra frondosa nacería y crecería otra generación de Segura-Azkunes. XD.

    La verdad es que otra cosa no, pero lo dejaste hidrolizado de cojones XD

    Una vez yo también me cargué un helecho por el que sentía especial predilección... y mira que para matar a un helecho hay que VALER, porque son plantas salvajes que han sobrevivido desde el período cretácico sin que nadie les regara, ni las trasplantara, ni les hablara dulcemente, ni ostias en vinagre. "No hay que hacer NADA" ponía en Intenet, "es la planta a prueba de lerdos. Sólo trata de no ahogarla". Bueno, pues la ahogé. La ahogé de puro amor.

    PD: Mi helecho se llamaba Robert Plant, por aquello de que era una planta y tal. Por cierto, creo recordar que el nombre me lo sugeriste tu. Que niña más influenciable era, santo dios.

    PD2: ¿Que va a ser del jardín de la abuela, Paula? ¿Se convertirá en un yermo hidrolizado y pantanoso? Itxaso es nuestra única esperanza...

    ResponderEliminar
  6. Jajaja
    Sí, sincronía total.
    Ahora que no estoy en mi propio blog, puedo reconocer que la entrada sobre la planta la tenía escrita desde hacía un par de meses y, hace cosa de una semana, tiré la planta, comida totalmente por los pulgones, a la basura.

    ResponderEliminar
  7. Y no entrecorto más las frases añadiendo comas porque no puedo.

    ResponderEliminar
  8. pues si yo soy la unica esperanza mal vamos. No soy capaz de cuidar nada, se muere todo. Tengo una planta en casa desde octubre y creo que la he regado 2 veces y no es una manera de hablar. No se cómo, pero está viva

    XD
    ITXASO

    ResponderEliminar

Dale sin miedo :)