25/10/10

Despiezando a Led Zeppelin





STAIRWAY TO HEAVEN - ESCALERA AL CIELO

There's a lady who's sure 
all that glitters is gold
And she's buying the stairway to heaven.
When she gets there she knows,
if the stores are all closed
With a word she can get what she came for.


There's a sign on the wall 
but she wants to be sure
'Cause you know sometimes 
words have two meanings.
In a tree by the brook, 
there's a songbird who sings,
Sometimes all of our thoughts are misgiven.


There's a feeling I get when I look to the west,
And my spirit is crying for leaving.
In my thoughts I have seen
rings of smoke through the trees,
And the voices of those who stand looking.
Ooh, it makes me wonder,
Ooh, it really makes me wonder.

And it's whispered that soon 
if we all call the tune
Then the piper will lead us to reason.
And a new day will dawn 
for those who stand long
And the forests will echo with laughter.

If there's a bustle in your hedgerow, 
don't be alarmed now,
It's just a spring clean for the May queen.
Yes, there are two paths you can go by, 
but in the long run
There's still time to change the road 
you're on.

Your head is humming and it won't go, 
in case you don't know,
The piper's calling you to join him,
Dear lady, can you hear the wind blow,
and did you know
Your stairway lies on the whispering wind.

And as we wind on down the road
Our shadows taller than our soul.
There walks a lady we all know
Who shines white light and wants to show
How everything still turns to gold.
And if you listen very hard
The tune will come to you at last.
When all are one and one is all
To be a rock and not to roll.




He aquí a una dama que está segura
de que es oro todo lo que reluce,
y está comprando una escalera al cielo.
Y cuando llegue arriba sabrá que,
aunque todas las tiendas estén cerradas,
con una sola palabra conseguirá
aquello que ha venido a buscar,

Hay un símbolo en el muro,
pero quiere asegurarse,
porque ya sabes que a veces las palabras
tienen dos significados.
En un árbol junto al arroyo
hay un pájaro que canta,
a veces nuestras propias reflexiones
son las que nos llenan de dudas

Un sentimiento me embarga
cuando miro hacia el oeste,
y me espíritu clama por marcharse
En mis pensamientos he visto
anillos de humo a través de los árboles
y las voces de aquellos que observan inmóviles.
Y esto me hace preguntarme...

Y se susurra que, muy pronto,
si todos seguimos la melodía,
el flaustista nos hará entrar en razón.
Y amanecerá un nuevo día
para aquellos que esperaron,
y el bosque resonará con los ecos de las risas.

Si oyes un gran bullicio a través de los muros de tu jardín, no te alarmes,es sólo la primavera, que se prepara para la Reina de Mayo . Si, hay dos caminos por los que puedes ir, pero en el más largo siempre tienes la oportunidad de cambiar tu rumbo.

Algo canturrea en tu cabeza,
y no se marchará, por si no lo sabías.
El flautista te está llamando
para que te unas a él.
Querida dama, ¿puedes oír cómo sopla
el viento, y no comprendes,
Que tu escalera al cielo se levanta sobre ese viento que susurra?

Y mientras serpenteamos camino abajo,
nuestras sombras más altas que nuestras almas, marcha también con nosotros una dama, a la que todos conocemos, que brilla con blanca luz y quiere mostrarnos como todo se convierte en oro, y si escuchas con mucha atención, la melodía llegará a ti finalmente, cuando todos seamos uno y uno seamos todos, para ser una roca, pero no rodar.

PD: La traducción es mía, auténtica y artesanal, así que tendrá cagadas mil. Disculpen las molestias.


Aquellos que frecuenten los bares de rock y heavy habrán  podido presenciar un curioso fenómeno: cada vez que suenan los primeros acordes de “Stairway to Heaven” (esas cuatro notas frágiles que retumban con la nitidez de cuatro campanadas),  el ambiente suele aquietarse bastante y hasta los más cocidos bajan el tono. A veces la actitud de la gente pasa de ser bullangera  a ser casi... podríamos decir…respetuosa.  Incluso un poco “monacal”: unos cierran los ojos, otros bajan la cabeza, y cada cual se mete un poco en su mundo siguiendo el hilo plateado de la voz de Robert Plant. Qué curioso pero evidente  efecto tiene  este tema en la gente, madre mía.  Han corrido ríos de tinta sobre él. 

“¿Cuál es el verdadero significado de Stairway to Heaven?”, se preguntan las masas por el  ciberespacio  “¿Cuál es el mensaje que nos quiere transmitir Led Zeppelin con esta críptica canción?”.  Pues después de leer en Internet un millón y medio de chorradas, intensos pajeos e interpretaciones variadísimas, esotéricas y psicoanalíticas, he llegado a una conclusión… que no tengo ni la más remota idea. Nadie puede jactarse jamás de entender el significado profundo de lo que escriben  dos tronados setentones hasta las cejas de opiáceos. Es demasiado pretencioso eso.  Lo que sí puedo hacer, humilde y honradamente, es “analizar”  la canción bajo mi perspectiva de joven friki con bastante tiempo libre.

De todas maneras  el tema de “la escalera al cielo” viene de antiguo. Se ha representado muchísimo a lo largo de la Historia, tanto en el en arte como en la literatura, con el nombre de “La Escalera de Jacob” o “El Sueño de Jacob”: cuenta la Biblia en el Génesis (parezco Flanders) que un patriarca judío, el tal Jacob, vio en sueños una escalera que unía el cielo con la tierra, por la cual subían y bajaban ángeles.  Sin embargo, en la canción de Zeppelin lo que sube por esta escalera no son precisamente ángeles:  “There is a lady who is sure, all that glitters is gold, and she is buying a Stairway to heaven”. Es decir, una mujer que intenta alcanzar el estado superior de espiritualidad (no olvidéis que esa escalera conduce al Cielo) a golpe de talonario.  La gente se ha hecho muchas pajas interpretándolo en clave místico-esotérica pero yo, que soy más simple que un ocho, sólo veo una sutil aunque decidida crítica al materialismo.  Qué le vamos a hacer







Eso no quiere decir, por supuesto, que no se puedan entresacar elementos de la mitología celta y escandinava, sobre todo aquellos relacionados con el solsticio de verano,  la llegada de la primavera , el renacer de la tierra y todas esas cosas ( ay, cosmogonía celta, cuánto daño te ha hecho la New Age…)  No hay que olvidar que Robert Plant escribió esta canción mientras leía el libro Magic Arts in Celtic Britain de Lewis Spence, y claro, estaba sembrado con el tema. Un tipo curioso este Lewis , todo sea dicho: folklorista escocés y especializado en misterios misteriosos. Spence, además de hacerse muchas gayolas mentales (la Atlántida, los dioses mesoamericanos, las caras de Bélmez…), teorizó de manera bastante cabal sobre el origen de los bretones y la mitología celta que pervive hoy en día convertida en folclore. Varios de estos elementos aparecen sutilmente citados en la canción. Analicémoslos, pardiez.

If there's a bustle in your hedgerow, don't be alarmed now,
It's just a spring clean for the May queen.

- Los llamados “hedgerows”: mmh, esta palabra es algo complicada de traducir… en castellano, se refiere a una valla o empalizada formada por arbustos frondosos. Vamos, lo que viene siendo un seto: aquí estamos muy acostumbrados a verlos, perfectamente podados, separando urbanizaciones  y jardines. Sin embargo en Inglaterra es tradicional que los hedgerows se encuentren separando caminos en las zonas más agrestes y rurales: grandes matojos de arbustos y árboles enmarañados, normalmente cuajados de zarzas, espinos y otras plantas trepadoras, que poco tienen que ver con el meticuloso urbanismo de nuestras tristes arizónicas. Estos hedgerows asalvajados son el escenario de multitud de cuentos de hadas en Irlanda e Inglaterra: las encrucijadas, los umbrales y las vallas y cercados parecen ser susceptibles a este tipo de apariciones fantásticas. Otro día os cuento por qué. 

- La Reina de Mayo: esta es fácil, ¿no? Como todos sabemos, mayo es el pistoletazo de salida del verano, la apoteosis de la primavera y uno de los momentos más fecundos del calendario.  Se le lleva rindiendo culto muchos siglos: desde el Beltane celta hasta las actuales fogatas, el hombre ha celebrado y celebrará siempre la llegada del calor. La figura de la Reina de Mayo es sin embargo una tradición más insular que continental: allí escogen a una joven, la visten de blanco y la coronan de flores, para que luzca un aspecto lo más virginal posible. Así ataviada, preside los desfiles que se celebran en honor a tan benigno mes.  La Iglesia Católica, que en su afán proselitista siempre se ha subido al carro de las antiguas tradiciones, ha decidido consagrar este mes a la Virgen.

There is a feeling I get, when I look to the West
And my spirit is crying for leaving.
In my thoughts I’ve seen
Rings of smoke through the trees
And the voices of those who stand looking

- El Oeste o las islas del Oeste: uno de los temas más persistentes y periódicos de la mitología celta es el de las islas Bienaventuradas o Islas Afortunadas, situadas en el mar occidental, más allá del sol poniente. Hay miles de ellas, o quizás sean la misma con distinto nombre, quien sabe:  Tirfo Thuinn, Tierra Bajo las Olas; Tire Nam Beo, Tuerra de los Vivos; Tirn Aill, el Otro Mundo; Mag Mor, la Gran Llanura; Mag Mell, la Llanura Placentera; Tir Tairnigire, la Llanura de la Felicidad, o la más conocida de todas Tir Nan Og, la Tierra de los Jóvenes o de la Juventud. En estas regiones, como su propio nombre indica, todo es felicidad, paz y abundancia: no hay heladas ni sequías, puesto que siempre es primavera, y tampoco existen el envejecimiento ni  la enfermedad.  Es un mundo perfecto y estático. Fue a estas islas donde se exiliaron los poderosos Tuatha de Danan, cuando los gaélicos llegaron a Irlanda. La historia, en cuatro pinceladas, es la siguiente: Irlanda fue colonizada por los Tuatha, una especie superior de raza humana, más guapos, más listos, más altos, más fuertes, y por si esto fuera poco, con cierta habilidad para forjar armas y objetos mágicos. Pese a todo, fueron vencidos por una panda de barbudos procedente (dicen) del norte de España, los Hijos de Mil, antepasados mitológicos de los actuales gaélicos. En vista de los hechos, los Tuatha de Dannan decidieron abandonar Irlanda: algunos pasaron a vivir bajo tierra, en los célebres Sidhe, y acabaron poblando los cuentos infantiles de Inglaterra, Escocia e Irlanda. Otros, los más dignos, partieron hacia las Islas del Oeste para no regresar jamás.
Namárië! Nai hiruvalyë Valimar!

Sabiendo todo esto, es fácil hacer un pequeño ejercicio de superposición: sustituid Tuatha de Dannan  por “Elfos”, gaélicos por “Hombres”, Irlanda por “Tierra Media” y Tin na Og  por “Tierras Imperecederas”. Efectivamente: tenemos ante nosotros, en esencia y presencia, la línea argumental del “Silmarillion” de J.R.R.Tolkien, y también la de su magistral refrito de mitologías europeas, el celebérrimo “Señor de los Anillos”. Las referencias que se hace a estos libros, tanto en Stairway to Heaven como en muchas otras canciones del grupo, son sutiles pero evidentes: anillos de humo a través de las ramas de un bosque lleno de figuras silenciosas… la verdad es que es difícil decir tanto de Tolkien con tan pocas palabras.  Y además muy poco friki tienes que ser para no asociar la imagen “rings of smoke” con el querido Gandalf poniéndose hasta las cejas de Viejo Toby en la puerta de Bolsón Cerrado.


Vamos a cerrar el artículo con una frase del propio Robert Plant: “Stairway to Heaven es el comienzo de la primavera" - dice el pollo - "cuando los pájaros hacen sus nidos, cuando empiezan la esperanza y el nuevo año. Y no tiene nada que ver con esas cosas raras que se leen en América".

“Las cosas raras que se leen en América”… merece la pena detenerse en este punto.  "Stairway to Heaven" fue acusada (y seguro k todavía hay algún adorador del Demoño que no pierde la esperanza) de contener mensajes satánicos cuando se reproduce hacia atrás aproximadamente en la mitad de la canción, dando como resultado el siguiente mensaje (atentos y, por favor, contened vuestro temblor) 

Oh aquí está mi dulce Satán. Aquel cuyo estrecho camino me hiciera triste.
Él te dará 666, había un pequeño cobertizo donde él nos hacia sufrir, triste Satán 
 
"En primer lugar, ¿a quién se le ha ocurrido eso?”-  manifestó atónito el grupo, cuando se enteró del asunto – “Tienes que tener mucho tiempo libre para siquiera considerar que alguien pueda hacer eso. Y especialmente con 'Stairway to Heaven', estábamos tan orgullosos de ella, y sus intenciones son tan positivas...

 Joder, me da hasta pena. Robert Plant hablando de los pajaritos haciendo sus nidos, y la gente acusándole de montárselo con el dulce Satán. Finalmente la discográfica Swan Song Record cerró la polémica con una contundente declaración: “Nuestros vinilos solo giran hacia delante”. Punto redondo.

Pese a todo, hay gente que sigue defendiendo la controvertida teoría del satanismo, ya que  Jimmy Page fue seguidor del gran ocultista y enfermo mental Aleister Crowley.  El guitarrista británico compró la mansión de Crowley, Boleskine House, situada en la orilla del lago Ness donde, primero el maestro y luego el discípulo, realizaban  (cito textualmente de los periódicos) “rituales oscuros y orgías basadas en el sexo y en la ingesta de drogas. Como si Jimmy Page necesitara a Satanás o a Crowley o a su p*ta madre para montarse sus propias orgías e ingestar todas las drogas que le diera la gana.

  A la izquierda, Crowley mostrándonos sus poderes sobrenaturales. Me gusta el gorro. 
A la derecha, Jimmy Troner Page